sábado, 9 de abril de 2016

La corrupción



Incluyamos en una lista a aquellos presidentes que, tal vez arbitrariamente, podemos considerar del Campo Popular. Los que con sus políticas, enfrentaron los intereses de las clases dominantes locales y, junto a ellas, a los intereses de las clase dominante central e intentaron ampliar los derechos de las clases populares: Yrigoyen, Perón, Illia, Cámpora, Alfonsín, Néstor, Cristina.
No incluyo a Menem ni a De la Rúa por diversas y coincidentes razones. Frondizi apenas será mencionado.
Sí incluyo a Isabel a pesar de haber traicionado los intereses populares y haber instalado un régimen de terror que intentó acallar las voces disidentes de cualquier tipo porque fue la consecuencia de una estrategia que la reacción comenzó a llevar a cabo desde el primer día de gobierno de Cámpora. Esta circunstancia no le quita responsabilidad en nada a su gobierno. Sin embargo, a pesar de haber sido desvirtuado el proyecto original y haber cedido a los intereses de la clase dominante local, era necesario borrar todo vestigio de populismo y así se hizo. El terrorismo de estado fue un arma más, la más cruel, la más lesiva, de una batalla cultural que permitiera la concentración y expoliación de los recursos, los bienes y la renta nacional.
Lo que intento mostrar es la similitud de estrategias adoptadas por los sectores de poder en todos los momentos históricos en los que hubo acumulación política y apoyo popular.
Coincidentemente, tras las caídas de cuatro gobiernos populares (ya hice la aclaración del gobierno de Isabel), el argumento descalificador para todo lo conseguido fue la corrupción. Los gobiernos de Yrigoyen, Perón e Isabel fueron (el de Cristina es) atacados con esos argumentos de corrupción. La foto de los líderes presos intenta socavar la cohesión popular y crear una significación abarcativa de desastre, de desgobierno, de caos. La corrupción, como significante vacío en la idea de Laclau, subordinando y descalificando todo análisis político. En mi campo de interés, la Salud Pública, la forma de atacar y destruir todo lo hecho por Carrillo entre 1945 y 1954 fue también denunciarlo por corrupto, embargarle sus bienes y condenarlo a morir pobre y enfermo en el exilio.
Por otras razones Frondizi también fue encarcelado en Martín García.
Los gobiernos de Illia y Alfonsín llegaron al final, en un caso producto de un golpe militar y en el otro casi al completar su mandato producto de un golpe de mercado, luego de un permanente hostigamiento que les representó una merma de apoyo popular. La estrategia de descrédito fue sostenida en el tiempo y eficaz por otros medios. Podríamos analizar el sujeto social sobre el que se sustentó la acumulación política inicial y las formas que se usaron para debilitarlo. No digo con esto que esos gobiernos fueran corruptos y solamente no hayan sido denunciados. Digo que si hubiera sido necesario, también lo habrían hecho.
Ahora pensemos cuáles fueron las consecuencias para el Pueblo en todos los casos mencionados. Pensemos que pasó con la distribución de la renta nacional en todos estos momentos. Pensemos cuánto tiempo se requirió para amortiguar las consecuencias de cada uno de esos períodos. Finalmente, recordemos los verdaderos y enormes actos de corrupción que se generaron en cada uno de los procesos que sucedieron a cada uno de estos gobiernos.
Cuando, desde el Estado, se intenta poner límite a la corrupción capitalista para proteger a las clases populares los dueños del poder ponen en juego todo su arsenal. John W. Cooke decía: ”la oligarquía no sólo es dueña de las cosas,: también es dueña de las palabras.” Completaba diciendo: “por lo tanto, cualquier tentativa de sustituir la explotación económica por sistemas más justos de distribución de la renta nacional está al margen de la convivencia. El Estado debe ser indefenso frente a los poderes del dinero y despiadado en la represión de los rebeldes.”(J.W.Cooke, 2011)
Porque eso es el capitalismo, la corrupción es un hecho absolutamente normal. El capitalismo es eso, una fórmula para quedarse con el trabajo de los trabajadores. Karl Marx lo llamaba la subsunción real del trabajo. El capitalismo de por sí se queda con una parte del laburo, la plusvalía, pero se queda con más todavía. Eso es el afano, la corrupción.”(Ferrara, 2007)

miércoles, 15 de enero de 2014

Territorialización. A propósito de las agresiones a militantes populares.

territorio.
(Del lat. territorĭum).
1. m. Porción de la superficie terrestre perteneciente a una nación, región, provincia, etc.
2. m. terreno (‖ campo o esfera de acción).
3. m. Circuito o término que comprende una jurisdicción, un cometido oficial u otra función análoga.
4. m. Terreno o lugar concreto, como una cueva, un árbol o un hormiguero, donde vive un determinado animal, o un grupo de animales relacionados por vínculos de familia, y que es defendido frente a la invasión de otros congéneres.
Real Academia Española © Todos los derechos reservados(1)

“El territorio envuelve siempre, al mismo tiempo, una dimensión simbólica, cultural, a través de una identidad territorial atribuida a grupos sociales como forma de “control simbólico” sobre el espacio donde viven (siendo también por tanto una forma de apropiación), y una dimensión más concreta de carácter político disciplinar y político económico: la apropiación del espacio como forma de dominio y disciplinamiento de los individuos” (Haesbaert, 1997).(2)

La nueva territorialización o la actual territorialización de los barrios populares de los centros urbanos está ligada al concepto de apropiación del espacio como forma de dominio y disciplinamiento. Idea que no es nueva (Haesbaert, 1997). Lo que sí lo es, al menos para nuestra realidad local, nacional, es la forma de ejercer esa territorialidad. Cabe aclarar que en los espacios de barrios privados también se ejerce la dominación y el disciplinamiento tanto de los externos como de sus habitantes a través de la seguridad privada y de las normas escritas y tácitas de funcionamiento. Esa normalización ni siquiera es más sutil que otras que parecen, a primera vista, más violentas. Los casos de Rosario, los militantes asesinados a balazos en su tarea barrial(3), la muerte de una militante social(4) y los que recibieron balas dirigidas a ajuste de cuentas entre bandas(5) muestran una forma de territorialización de la delincuencia similar a la de bandas de otros países (Brasil, México, entre otros). Bandas que controlan su negocio ilícito por medio del soborno y el terror, subordinando, de esa forma, los aparatos policiales y políticos como herramientas de protección e, incluso, de expansión. De allí el enfrentamiento entre bandas en esos espacios.
Por otro lado, hay una territorialización que tiene origen en los aparatos políticos locales que, hoy por hoy, controlan los resortes administrativos municipales, tienen acuerdos con las autoridades policiales locales y usan como fuerza de choque y amedrentamiento a los que participan, también, de las organizaciones delictivas vinculadas al futbol y a la venta de drogas ilícitas. La represión a una actividad de La Cámpora en Villa Adelina(6), las agresiones a militantes políticos en Malvinas Argentinas(7), en Adrogué(8) en Merlo(9), en San Fernando(10), en La Plata(11), muestran a los mismos actores: conducidos por punteros o sindicalistas y ejecutados por barras y tranzas.
Estas territorializaciones tienen de rehenes a los habitantes de barrios pobres. El objetivo de las conducciones, la delincuencia asociada al narcotráfico y la delincuencia política, es generar subordinación de los pobladores para que sirvan como fuente de mano de obra y como escudo social frente a posibles operativos de fuerzas de seguridad.
Por todo ello, no es casual que unos y otros la emprendan contra los militantes sociales y políticos que tienen como fin, organizar la participación social en función de un proyecto político. En ambos casos, ese propósito atenta contra la estrategia de expansión territorial y el reclutamiento de soldaditos (jóvenes y no tanto) con el doble propósito de ampliar la red de venta y de consumo e interpenetrar la red social de las comunidades del barrio.
Así, confluyen, entre los integrantes de estas organizaciones, barras, tranzas, punteros y policías.
Ahora bien, si esta es la foto actual, el cuadro de una película que está en proyección, cuál es el final: ¿El territorio será de los narco-delincuentes o de los político-delincuentes? En cualquier caso, la población será rehén y persistirá su estigmatización. Los que reciben las mieles de los poderosos políticos o narcotraficantes a través de sus prebendas o sus mercancías seguirán señalando a los más pobres como los otros marginales, delincuentes, sin comprender o invisibilizando que son las primeras y más frecuentes víctimas de la delincuencia. Es aquí donde entra a tallar el rol de los medios audiovisuales y escritos convertidos, como esos antiguos periódicos de sucesos editados en papel amarillo, en órganos de difusión de los intereses burgueses. Estos medios muestran con placer y regocijo los peores y más morbosos detalles de los crímenes en tanto cometidos por aquellos que sea necesario mostrar como peligrosos agresores (externos) del orden social establecido. No perfilan un discurso moralizador en los términos de los preceptos impuestos desde, por ejemplo, las religiones. Definen los límites del bien y del mal en función de las propias reglas de sus intereses. Es cierto que nada diferente de esas otras imposiciones morales. Delinean así, simultáneamente, la imagen del delincuente y la del delito. Configuran con este conjunto de hechos y personas el universo de lo delictivo y lo ubican en el margen. Así, todo lo que está en las pantallas es delito y todo lo que no está, no lo es. Todos los que aparecen son delincuentes (niños y adolescentes pobres, villeros, cartoneros, etc.) para afirmar que los que no están no lo son. Por tanto, instalan entre la comunidad la preocupación por no ser identificado como pertenecientes a ese conjunto que aparece en las pantallas e invisibilizan prácticas corruptas corrientes. En el otro espacio, el estigmatizado por los medios, también se produce una retracción ampliando desde ambos lados la distancia y borrando las identificaciones comunes.
1.en: http://lema.rae.es/drae/?val=territorio 14-1-2014
2.HAESBAERT, R. 2004. O mito da desterritorialização: do “fim dos territórios” à multiterritorialidade. Rio de Janeiro: Bertrand Brasil.En:http://www.unc.edu.ar/extension-unc/vinculacion/instituciones-sociales-y-salud/acciones-realizadas/2009/seminario-extensionista-aportes-de-la-epidemiologia-comunitaria/unc-seu-haesbaert-traduccion-prologoycap2-mito-dest.pdf
3.http://cosecharoja.org/postales-del-triple-crimen-de-rosario/
4.http://cosecharoja.org/rosario-reclamo-de-justicia-por-el-asesinato-de-una-militante-durante-un-enfrentamiento-narco/
5. http://cosecharoja.org/15458/
6.http://www.telam.com.ar/notas/201401/47959-policias-de-san-isidro-agredieron-a-militantes-de-la-campora.html
7.http://www.apcsnoticias.com.ar/?p=7627
8.http://www.diariopopular.com.ar/notas/164302-agreden-militantes-del-kirchnerismo-adrogue
9.http://www.taringa.net/posts/noticias/17227062/Agredieron-a-militantes-de-PO-en-Merlo.html
10.http://www.taringa.net/posts/noticias/17189570/Agreden-y-detienen-a-militantes-K-del-Fpv-en-San-Fernando.html
11.http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-217555-2013-04-08.html

martes, 30 de octubre de 2012

¿Cómo es posible?



No es tan extraño que los medios y los sectores de poder pretendan instalar, para sustentar una intervención destituyente futura, la idea del totalitarismo, la intolerancia, el terrorismo, las persecuciones y toda la batería de descalificaciones posibles. Los argumentos son muy endebles. Siempre están en el plano de la sospecha. Nunca en hechos reales comprobables. El gobierno de la CABA, por otro lado, comete hechos aberrantes de discriminación, persecución, hostigamiento y pasan desapercibidos o, más grave aún, naturalizados (ni siquiera tolerados).
Lo inexplicable es la repercusión que tiene en los sectores medios tales acusaciones.
Una explicación se puede esbozar identificando quiénes son los destinatarios efectivos de las acciones o sospechas.
Para el PRO: Pobres, militantes, trabajadores públicos de servicios para pobres, etc.
Mientras que las “supuestas” víctimas del gobierno nacional son los más privilegiados, los que detentan un poder hoy en cuestión.
Para el mediopelo (Jauretche dixit) es razonable ir contra los más vulnerables pero inadmisible oponerse a los más poderosos.
Finalmente: Si este presente no los conforma, 
¿Cuál es el período que añoran? 
¿Se lo habrán preguntado? 
O sólo los mueve el odio visceral.  

viernes, 28 de septiembre de 2012

Agenda


En sus propias palabras:
El cepo cambiario.
El patrimonio de la Presidenta.
El tratamiento a la prensa.
La re-elección.
Las conferencias de prensa y la cadena nacional.
Las estadísticas del INDEC.
Los viajes al exterior.
Que haya que tenerle miedo.
Es difícil creer que estas banalidades puedan ser preocupación de los grupos de poder locales o internacionales.
Esta lista de reclamos pretende ser el aglutinante de los disconformes.
¿Disconformes con qué?
¿Qué esperan de un gobierno alternativo a éste? 
¿Solamente tener más conferencias de prensa? 
¿Más disponibilidad de dolares? (vale decir que esa preocupación indicaría una capacidad de ahorro y, por tanto, un nivel de ingresos que lo permite).


Esta es la agenda de problemas que se ha impuesto a una parte importante de la sociedad. Tan importante parece esta lista que ocupó casi en exclusividad las instancias de preguntas de la exposición de la Presidenta en Harvard. 

¿Podrán los sectores medios superar la barrera del odio y comprender la trama de los poderosos?


La agenda pública de este gobierno es:
Crecimiento.
Desarrollo.
Inclusión.
Empleo.
Distribución del ingreso.
Derechos laborales.
Derechos civiles.
Derechos humanos.
Cada uno de estos, a su vez, se abre en áreas específicas de  gestión.

Sería muy bueno discutir en estos planos.

jueves, 6 de enero de 2011

2011

No puede haber política sanitaria sin política social.
Las tareas de los higienistas no rendirán frutos si previamente no se consolidan las leyes obreras destinadas a dignificar la tarea en fábricas y oficinas, a mejorar sueldos y salarios y lograr los beneficios de jubilaciones y pensiones.Ramón Carrillo
Este año, como ninguno de los últimos tiempos, puede (o tal vez mejor decir es "podría") transformarse en el escenario de una batalla, una más pero decisiva a la hora de proyectar una atención de la salud que sirva a las necesidades de la población y, en particular, de la población más vulnerable. Por qué no decirlo, las necesidades del pueblo. Del pueblo plebe, nuestro pueblo.
Así como desde el gobierno de Néstor Kirchner se pudo revertir la tendencia creciente de inequidad del ingreso, un proyecto superador al actual podría dejar un hito de equidad en el uso de los recursos afectados a salud. Ese proyecto debería estar centrado en la integración, con fuerte intervención estatal, de los servicios, inversión pública y nominación de derechohabientes. Construir un verdadero servicio nacional de salud que responda y forme parte de las políticas inclusivas de este gobierno.

jueves, 28 de octubre de 2010

Un instante de dolor

Nos debemos este instante de dolor, de pena, de tristeza.
Nos debemos este instante de reflexión, de toma de conciencia, de análisis.
Debemos retomar y redoblar la lucha, la militancia, la organización.
Si existe un legado, creo que es éste.
Néstor Kirchner ¡Hasta la Victoria Siempre!

miércoles, 30 de junio de 2010

Los traidores son reincidentes

"Así que usted necesita a todos: Los buenos y los malos". (Perón)

Una propuesta destructiva, mezquina y vacía de contenido político consiguió que, apenas, 1 de cada 8 votantes la hicieran suya. Bruera consiguió, con su lista vecinalista, aproximadamente el 12% de los votos en 2009.

Hoy, de la mano de una recuperación que no gestaron ni acompañaron, pretenden reinsertarse. Con el confesado propósito de conseguir recursos para gestionar un municipio que sólo fue maquillado con fondos de otras jurisdicciones.

La responsabilidad está en "los buenos" en multiplicar. La adversidad nos unió para enfrentarla. Hoy reaparecieron todas las mezquindades, toas las miserias, todas las estrecheces y miopías.

Mientras tanto los traidores están al acecho, especulando con las debilidades para montarse en ellas.